La historia detrás de la silueta favorita en vestidos de ceremonia

  • El corte princesa es ideal para todo tipo de figura y es considerada la silueta favorita en vestidos de ceremonia, principalmente en XV años.
  • Sus comienzos datan del renacimiento; sin embargo, Christian Dior lo trajo de vuelta en 1947.

Con el paso de los años y la llegada de la Revolución Francesa, la vestimenta se modificó durante la Belle Epoqué, permitiendo mucho más movimiento en el cuerpo femenino y aligerando el volumen de lo que también conocemos como crinolinas, haciendo que la silueta de chica Gibson se popularizara.

La silueta de chica Gibson conservaba un poco de volumen en la falda y se acinturaba debido a la presencia del corsé. Esta silueta femenina cruzó fronteras, tanto que llegó a México hacia finales del siglo XIX cuando la alta sociedad adoptó usos, costumbres y moda europea; principalmente de Francia, que en esos momentos era una potencia artística y cultural en el mundo occidental. La popularidad de las chicas Gibson fue tal, que se convirtió en la mujer ideal representando una mujer a la moda, hermosa y de éxito social. 

Fue en 1947 cuando Christian Dior trajo el “New Look”, una silueta que se caracteriza por un faldón amplio y una figura acinturada dándole fuerza al famoso corte princesa que se potencializó mucho más en 1948 con “Eugene”, uno de los vestidos de gala más aclamados durante su primera etapa como modista. este vestido incorporaba un corsé atirantado detallado con botones a juego y escote corazón.

“El corte princesa es una de las siluetas más importantes en la historia y en el mundo de la moda. Para Ragazza esta silueta es clave ya que es icónica y aporta elegancia al vestido de ceremonia.”, dijo Carolina Vázquez, CEO de Ragazza.

Fdev

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Esta cactácea es raíz de nuestra identidad mexicana, ¡Conócela!

jue Sep 2 , 2021
El nopal, cuyo nombre científico es Opuntia Ficus Indica es imprescindible para nuestra cultura y su existencia forma parte de nuestras raíces al grado de que es considerada elemental en nuestra identidad mexicana. En México se producen aproximadamente 900 mil toneladas de esta cactácea y sus hojas, sus raíces y […]